Home / Helados / Helado de piña facilísimo (dos ingredientes, sin heladera y sin batir una vez congelado)

Helado de piña facilísimo (dos ingredientes, sin heladera y sin batir una vez congelado)



recetas delikatissen piña colada helado fruta picada helado de piña colada helado de piña helado de fruta helado de coco helado casero fruta congelada

La clave para mejorar la salud es aprender la diferencia entre nutrientes saludables y no saludables. Las elecciones que hacemos afectan en gran medida nuestra salud. Hacer algunos cambios simples y saludables y nutritivos en nuestras elecciones dietéticas puede tener un impacto profundo y positivo en nuestra salud, bienestar, niveles de energía y vida útil. Por ejemplo. . .

o Las proteínas saludables proporcionan los aminoácidos que nuestros cuerpos requieren para construir y reparar la masa corporal magra (como los músculos, la piel, el cabello y las uñas), y son bajos en grasas saturadas, colesterol y productos químicos. Las buenas fuentes incluyen salmón salvaje, frijoles, legumbres, productos de soya (tofu, tempeh, TVP), semillas (girasol, calabaza), nueces (nueces, almendras, maní) y mantequilla de maní.

o Las proteínas poco saludables están cargadas de grasas saturadas, colesterol, hormonas o antibióticos (como carne de res, cordero, baliza y salchichas). Si bien le dan a su cuerpo los aminoácidos necesarios, también obstruyen las arterias y comprometen su sistema inmunológico.

o Las grasas saludables son grasas no saturadas (mono y poli), ácidos grasos omega 3 y omega 6. Buenas fuentes de estas grasas incluyen aceite de oliva virgen extra, aceite de canola, semillas de lino molidas y nueces. Ayudan a su cuerpo a absorber los micronutrientes antioxidantes liposolubles como las vitaminas A, E, D y K, y el licopeno.

o Las grasas no saludables son grasas saturadas y ácidos grasos trans (grasas trans), como la mantequilla y la margarina. Estas grasas contribuyen a enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, niveles altos de colesterol y triglicéridos, hipertensión y obesidad.

o Los carbohidratos saludables son ricos en fibra y se consideran carbohidratos complejos. Buenas fuentes incluyen avena arrollada, arroz integral, trigo integral, brócoli, calabaza, vegetales de hoja verde, batatas, frijoles y frutas enteras. Estos ayudan a reducir el colesterol, ayudan a la digestión, regulan los niveles de azúcar en sangre y de insulina, y reducen la ingesta calórica.

o Los carbohidratos poco saludables son ricos en azúcar y se llaman carbohidratos simples, como dulces, pan blanco, refrescos, helados, pasteles y galletas. Estos picos de azúcar en la sangre y los niveles de insulina, y aumentan la ingesta de calorías (se consideran calorías vacías).

Comer alimentos ricos en nutrientes que sean ricos en antioxidantes, fitoquímicos y fibra ayuda al cuerpo a funcionar de manera óptima, promueve el bienestar general y mejora la digestión. Estos nutrientes también ayudan a combatir y prevenir enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes, fortalecen el sistema inmunológico, ralentizan el proceso de envejecimiento, aumentan la energía y mejoran el rendimiento cognitivo.

Además, a medida que envejecemos, nuestro apetito disminuye, lo que hace que sea aún más importante elegir los alimentos sabiamente. Cuando cada bit cuenta, elegir alimentos con el perfil nutricional más alto es más importante que nunca.

Una manera fácil de hacer sus elecciones nutricionales es buscar alimentos que sean de color brillante, ya que generalmente contienen vitaminas, minerales y fitoquímicos más beneficiosos. Por ejemplo, la toronja roja y rosada tiene el fitoquímico antioxidante para combatir el cáncer saludable para el corazón llamado licopeno, mientras que la toronja blanca no. Aquí hay siete formas más simples de comenzar a comer de manera más saludable.

1. Cambie de lechuga iceberg a lechuga romana. La lechuga romana tiene más vitaminas y minerales como las vitaminas A y C, tiamina, riboflavina, calcio y potasio. También tiene más fibra que la lechuga iceberg.

2. Coma arroz integral en lugar de arroz blanco. El arroz integral tiene naturalmente más fibra y riboflavina, y menos azúcares que el arroz blanco. Se digiere más lentamente y es más abundante.

3. Cambie de pan blanco a pan integral o integral. El pan integral y el pan integral tienen más fibra, hierro y potasio. Rebanada por rebanada, son más abundantes y satisfactorias que el pan blanco.

4. Beba tés helados (negros, verdes y herbales) en lugar de refrescos. Los tés negros, verdes y herbales proporcionan antioxidantes y fitoquímicos que mejoran su salud. A diferencia de los refrescos, puedes controlar el contenido de azúcar al preparar tus propios tés helados.

5. Elija cereales integrales o de trigo integral con salvado en lugar de cereales recubiertos de azúcar. Los cereales integrales y los cereales integrales con salvado tienen naturalmente más proteínas, fibra, calcio, hierro, vitamina A, tiamina, riboflavina y niacina que los cereales con azúcar. Además de tener menos azúcar, se metabolizan más lentamente y llenan más. Por lo tanto, tiene más energía durante el día y no tendrá hambre de inmediato.

6. Cambie de leche de vaca a leche de soya fortificada. La leche de soya no contiene colesterol ni hormonas, y es extremadamente baja en grasas saturadas. También proporciona isoflavonas y otros fitoquímicos beneficiosos que promueven la buena salud. Las leches de soya fortificadas también contienen calcio, vitaminas D y B6 fáciles de absorber, y algunas incluso agregan antioxidantes adicionales (como las vitaminas A, C y E), ácido fólico y omega-3.

7. Para el postre, tome sorbete de fruta congelado en lugar de helado. El sorbete de fruta congelado no contiene grasa ni colesterol y tiene más fibra. También está cargado de vitaminas antioxidantes A y C, y contiene fitoquímicos beneficiosos.

Para comenzar, pruebe la receta de sorbete casero deliciosamente nutritivo de Monique N. Gilbert. No contiene colesterol y tiene un alto contenido de antioxidantes, fitoquímicos y fibra.

Sorbete de fresa y naranja

1-1 / 2 tazas de fresas congeladas

1/3 taza de jugo de naranja

1/3 taza de leche de soya fortificada

2 cucharadas de calabaza enlatada

1 cucharada de miel

Mezcle en un procesador de alimentos o licuadora durante 1-2 minutos, hasta que esté suave y cremoso. Coloque en el congelador hasta que esté listo para servir.
Rinde aproximadamente 2 porciones

Copyright © Monique N. Gilbert. Todos los derechos reservados.